Seguidores

jueves, 11 de febrero de 2016

Mates

¿Como cabalgar en un caballo inexistente?¿como surcar un mar vació en clarividentes cauchos flotantes?¿como sentir la brisa que abrasa? ¿como sentir la arena que arrecia y desgarra la efigie si careces de rostro?¿como caminar en sin piernas y escalar sin manos un foso, cuya forma se ha pulido tras años de erosión que en vez de hendirlo, desarmarlo y derruirlo le ha dado forma, profundidad y esplendor?¿como habitar un espacio vacío?¿como envejecer sin la existencia del tiempo?¿como encontrarte en un espejismo traslucido en el que lo ves todo menos a ti mismo?                                                                                                                                                                                                                                                                                                                      No poseo la repuesta mas se que mi mente cabalga en llanuras indefinidas cuya vista se pierde en el horizonte de una luz tenue y placentera que me cautiva con sus destellos. Nado, floto y buceo en la escarpada tierra que deja tras de si la evaporación del agua y la adversidad que sufre esta tras la intensa luz que la irradia con ira...como si fuera culpable de ser flexible a la naturaleza y esta se aprovecha y la destruye poco a poco, mas en esa escarpada tierra donde aun recuerdo y percibo el agua que fluía libremente por imposible que ahora parezca .Siento la brisa en mis huesos y la arena y su calidez usurpando el lugar donde mis órganos debieran estar, el transcurso del tiempo ya no me afecta todo se ha detenido y no envejezco, solo tomo forma o me deformo como se quiera pensar o vislumbrar o se vea si alguien realmente es capaz. Camino y escalo con mi cuerpo inerte y extremidades partidas, me muevo por nubes contaminadas por el abuso ilícito que se le ha dado a lo que antes llamábamos cielo, anhelo alcanzarlo y me arrastro hacia el por el pulido foso y la densa niebla que lo cubre, una niebla que consume y transforma mas no a mi pues ya estoy consumido y no existe transformación posible de mi ser, un ser imperecedero que en su defecto es lo mas parecido a la perfección. El espacio vació es finito en las mentes melancólicas y errantes, aferradas a una profunda incertidumbre y depresión. Mas yo no veo vació si no infinito, y eso es aun peor, pues mi arenosa mente no alcanza a llenar todo el espacio y mi imaginación se ha visto aletargada tras años de creación. Allí ya nada nace, ni muere, ni existe pues mi tiempo sigue callado e inmóvil cual piedra esperando ser movida por un seísmo impredecible. El culmen de la desdicha del hombre, merodear ciego entre espejismos que no conocemos, no entendemos y sobre todo tememos...mas se que el fin existe y que mi senda es hallarlo a toda costa, vagando con tiempo ilimitado, y en mi viaje no necesito nada mas que estar  solo yo y mis pensamientos,  con eso basta para buscar lo que nadie ha podido encontrar.